Sincronizando la cadena de suministro multimodal

Por la Dra. Beatriz Acero

“Sincromodalidad” puede sonar como una discoteca moderna, o tal vez un nuevo régimen de ejercicio, pero en realidad es un concepto emergente importante en logística. La candidata al doctorado de ZLC, Beatriz Acero López, ha estado explorando el potencial de la sincromodalidad para ayudar a los transportistas, proveedores de transporte / logística y legisladores a encontrar nuevas estrategias para hacer que las cadenas de suministro sean más eficientes y sostenibles; al tiempo que crea resiliencia y minimiza los efectos de la interrupción.

Una definición de sincromodalidad es “un sistema de planificación de transporte multimodal en el que los diferentes agentes involucrados en la cadena de suministro trabajan de una manera integrada y flexible que les permite adaptar dinámicamente los modos de transporte que utilizan en función de la información en tiempo real de las partes interesadas, los clientes y la red”. Por supuesto, como una aspiración, esto no es nada nuevo: adaptar la red logística para lograr la solución más eficiente en las circunstancias actuales ha sido el objetivo de los planificadores de transporte a lo largo de los siglos, y la sincromodalidad se basa en los conceptos bien establecidos de multimodal, intermodal, combinado y transporte co-modal.

Estos conceptos se complementan entre sí, desde el transporte multimodal, lo que simplemente significa usar dos o más modos de transporte, hasta la co-modalidad donde el despliegue de nuevas tecnologías y sistemas más cooperativos e integrados permite el uso eficiente de los diferentes modos de transporte uso óptimo y sostenible de recursos.

Sincromodalidad, un término acuñado por investigadores holandeses en 2010, va un paso más allá al reconocer la nueva capacidad de los sistemas para analizar, tomar e implementar decisiones sobre “big data” en tiempo real. Ya se han realizado algunos trabajos: por ejemplo, un estudio piloto, presentado en 2012, vio al Puerto de Rotterdam asociarse con cargadores, proveedores de transporte y coordinadores, y varias empresas importantes que operan en los Países Bajos adoptaron este enfoque. Esta acción dio como resultado una reducción reportada del 50% en las emisiones de CO2, un servicio de mayor calidad y una gestión más fácil, especialmente en tiempos de interrupción. Otros investigadores han sugerido que el trabajo sincronizado podría conducir a un ahorro del 6% en los costes logísticos y una reducción del 30% en las emisiones, así como un impacto positivo en la capacidad de recuperación de la cadena de suministro. Esto es muy prometedor, pero hasta ahora carece de un enfoque unificado y holístico de lo que es la sincromodalidad y qué capacidades necesitan las empresas de la cadena de suministro para adoptarla. Tal enfoque podría dar una guía sobre cómo un enfoque sincromodal podría ofrecer con éxito eficiencia y sostenibilidad con una mayor capacidad de recuperación y un menor riesgo de interrupción,  cuando enfoques establecidos más tiempo, como la intermodalidad y la co-modalidad, en cierta medida no han logrado los beneficios esperados.

Acero López ha revisado la literatura existente para identificar las diferentes dimensiones de la sincromodalidad, y las ha validado a través de discusiones con expertos en el campo. Luego ha utilizado técnicas cualitativas y cuantitativas en datos primarios y secundarios de los proveedores europeos de servicios de transporte / logística de un fabricante multinacional líder. Se ha desarrollado una conceptualización multidimensional de recursos y prácticas sincromodales, junto con un modelo de medición que puede revelar el efecto de la sincromodalidad en la diferenciación logística y el rendimiento.

La investigación tiende a apoyar sugerencias hipotéticas previas de que la sincromodalidad puede proporcionar a las cadenas de suministro una ventaja competitiva a través de la diferenciación logística. Los cargadores, por ejemplo, tendrían una mayor visibilidad de lo que está sucediendo en sus cadenas de suministro, y dada una organización suficientemente integrada y flexible, pueden adaptarse a los cambios de la demanda y otras situaciones que cambian rápidamente, internamente o en el mercado o el entorno.

Hasta ahora, las cadenas de suministro pueden haber sido cautelosas al adoptar modelos operativos multimodales y similares a través de una creencia intuitiva (en algunos casos respaldada por la experiencia) de que esto aumentaría los costes y la complejidad al tiempo que se reduciría el rendimiento operativo. Sin embargo, el trabajo de Acero López muestra evidencia de que la sincromodalidad en realidad puede ofrecer mejoras de rendimiento para las empresas de transporte y logística, así como para los transportistas.

Acero López también presenta una herramienta de diagnóstico que ayudará a los profesionales a evaluar las capacidades sincromodales de sus empresas y, de manera crucial, establecer un lenguaje común para identificar, implementar y gestionar problemas sincromodales con los socios. (Un problema real con las iniciativas intermodales anteriores ha sido que muchos de los conceptos clave se han definido de forma bastante flexible).

En general, este trabajo presenta un marco de cuatro dimensiones validado empíricamente que pone la flexibilidad, la visibilidad y la integración junto con el rendimiento operativo en el corazón del transporte de la cadena de suministro, creando no solo los beneficios externos más amplios de una sostenibilidad mejorada, sino una ventaja competitiva real para la cadena de suministro en sí.